Nuevos proyectos




Como ya ha terminado todo el proceso de edición de mi primer libro: Sangre oculta, y sólo queda esperar al gran día de mi presentación, mientras tanto ¿qué puedo hacer? Pues está claro: ¡Escribir más!




Os comento un poquito las ideas en las que estoy trabajando ahora mismo: En estos momentos estoy escribiendo dos libros, a los cuales, de momento, les he bautizado con el título de "Una lejana melodía" y "El misterio de Shira". He de ser sincera, escribir dos libros a la vez para mi no es fácil, así que realmente aunque empecé con muchas ganas a escribir el primero, en cuanto la idea del segundo me vino a la cabeza no he hecho más que aumentar capítulo tras capítulo este libro dejando un poco apartado Una lejana melodía.



Me da cierta pena, ya que ambos para mi están basadas en ideas muy originales, pero hace poco ocurrió algo en mi vida relacionado con mi familia y fue el empujón que necesitaba para encajar todas las piezas sueltas del puzzle que para mi es El misterio de Shira. ¿Queréis saber más acerca de él?



Para empezar a aclarar un poco las cosas, este libro está inspirado en la Edad Medieval, Shira es el nombre del reino y de los papeles principales se encargan Leonardo (El protagonista de la novela) Gisselle y Amanda. Creo que no hace falta explicar nada más acerca de por qué hay un solo chico y dos chicas, ¿os lo imagináis, verdad? Además, cuento con un personaje secundario muy importante en el desarrollo de la historia llamado Acramon, quien es un mago que dará bastante que hablar.



Cuando le expliqué a mi hermana la idea de principio a fin (siempre es la única que sabe los finales de mis libros, ¡gracias por aguantarme Marta!) me dijo que si para tener tal imaginación me había basado en cosas reales de mi vida, que cómo podía ser eso. Y si he de responder: sí.



Está claro que en la vida real no existe la magia, (¿o sí?) pero hay matices con los que me siento identificada que me gusta plasmar en mis novelas. Porque siempre se necesita inspiración de algún tipo, ¿no? Por ejemplo, el triángulo amoroso que he querido desarrollar está basado en alguien muy especial para mí en estos momentos; hace relativamente poco pasó por algo muy parecido y cuando empezamos a hablar yo le preguntaba: "¿Cómo te sientes? ¿Crees que merece la pena luchar por ella?" A raíz de sus respuestas pude escribir los monólogos internos que tenía el protagonista.



Realmente creo que ese tipo de preguntas nos las hacemos todos cuando estamos a punto de comenzar un capítulo nuevo en el libro que es nuestra vida. ¿Pero quién no se sabe la frase que dice: Quien no arriesga, no gana? Tenemos que dejar a un lado las inseguridades y dar un paso al frente, saber lo que queremos e ir a por ello, por mucho que cueste. Pensar en el presente, pues nadie nos asegura un futuro, pero sobre todo dejar el pasado atrás, saber perdonar. Las experiencias nos hacen ser quienes somos, sí, pero hay que mirar adelante con la esperanza de encontrar nuevos momentos que no nos hagan cambiar, pero sí mejorar por la persona adecuada :)

0 comentarios:

Publicar un comentario