¡Lucha!


Hola chicos, ¿cómo vais? 


Siento haberme ausentado tantísimo durante el verano, he estado trabajando,... Y vagueando también, para que mentir, que para eso era periodo de vacaciones, ¿verdad? ;)
Pero ya ha llegado septiembre y con él, la rutina, así que además de llorar debido a ello por las esquinas de mi casa he decidido empezar este curso con una entrada que espero os inspire a no perder el ánimo hasta el próximo verano.
¡Espero que os guste! :)


Cuando cerráis los ojos y un sueño se plasma sobre vuestros párpados, iluminando un fondo negro,... ¿Qué es aquello en lo que pensáis al abrirlos?

Sé que no hay respuesta fácil para eso, porque realmente nunca nadie sabe lo que hacer con algo valioso que tiene entre manos, ¿pero sabéis qué? Que eso es lo malo de los sueños: que mientras sigan siendo sueños, nunca los tendremos entre las manos; y para conseguirlos hay que seguir un camino pedregoso y lleno de baches.

¿Lo bueno? Que si tenéis un sueño y empezáis su camino con el pie correcto y la senda segura llegaréis al final, habiendo sobrevivido todos los baches.
No flojeéis ante cualquier adversidad, porque cualquier cosa, hasta el más mínimo acto, puede suponer los peldaños de distancia entre lo deseado y lo que se tiene. Y diréis: "¡No es para tanto!"

Sí, sí que lo es. Un simple exámen puede ser este peldaño si vuestro sueño es una carrera en concreto o un gesto tonto si es estar con alguien.No dejéis que vuestros impulsos os guíen, lucha por ellos de la manera correcta.

Sé que cada dos por tres estáis escuchando la famosa frase que cita: "Vive la vida que son dos días." Pero tened en cuenta que una buena vida no se fundamenta a base de sólo locuras, y si sólo son dos días, ¿por qué no hacerlo adecuadamente?
¡Suerte!




0 comentarios:

Publicar un comentario