Una pequeña reflexión


Esa sensación de vacío cuando la vida te va bien, pero te vas a dormir y de repente te es imposible cerrar los ojos por todo aquello que ronda tu cabeza. No te das cuenta de todos tus problemas hasta que la noche se impone ante el sol y éste cae bajo el manto estrellado.
Es algo triste que pensar, pero la luna nos hace recapacitar sobre nuestras almohadas y, en muchas ocasiones, mantener un abierto diálogo con ella para que nos ayude a averiguar cuál es el próximo paso en nuestras vidas. 
O eso quiero pensar, pues hay mucha gente que debería seguir este proceso cada vez que cierra los ojos, antes de levantarse al día siguiente y comportarse de manera inadecuada con los de su alrededor. 
Porque si yo peco de tener moralidad, ¿por qué no ha de pecar el resto? 

2 comentarios:

Ámbar Genevé dijo...

Una entrada magnífica, sin faltas de ortografía y con un tema interesante. Mis felicitaciones, me uno al blog.

Un saludo, Myriam R. Nudd.
http://piensoluegoescribounaimagenunrelato.blogspot.com.es/

Beatriz Blanco Fuentes dijo...

Me alegro de que te haya gustado; ¡muchas gracias por tus palabras y por unirte al blog! :)
Un saludo.

PD: He intentado acceder a tu blog, ¡pero no me deja!

Publicar un comentario